Odontopediatría

Odontología adaptada para cada edad

En nuestra clínica educamos a los niños sobre técnicas de higiene y les ayudamos a comprender que las visitas al dentista son necesarias y pueden ser placenteras. En edades tempranas lo más importante es instruirles sobre hábitos saludables. Es evidente que el mejor tratamiento médico es el que no ha de realizarse.

Nuestra metodología con los más pequeños es la siguiente:

  • Seguimiento exhaustivo de la posición de los dientes y de los huesos para descartar cualquier maloclusión.
  • Controlamos la aparición de caries tempranas en dientes de leche.
  • Sellado de fosas y fisuras. Consiste en proteger los dientes definitivos de los niños propensos a la caries provocadas por la anatomía bucal o por malos hábitos higiénicos.
  • Somos una clínica que tiene convenio con la Junta de Andalucía del PADI (Plan de Atención Dental Infantil) del cual pueden aprovecharse los niños y niñas de entre 6 y 15 años residentes en Andalucía.

Enseñar a su hijo los métodos de higiene bucal apropiados es una inversión en salud que le proporcionará beneficios para toda la vida. Lo primero es darle un buen ejemplo; al cuidar usted sus propios dientes el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es algo importante. Todo lo que haga de la higiene dental una tarea divertida, como cepillarse los dientes junto con sus hijos o permitirles elegir sus propios cepillos dentales, fomenta una higiene bucal apropiada.

Para ayudar a sus hijos a proteger sus dientes y encías y reducir el riesgo de formación de caries, enséñeles a seguir estos simples pasos:

  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día.
  • Utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa que se deposita entre los dientes y debajo de la encía.
  • Elija una dieta equilibrada evitando el consumo de azúcares.
  • Utilice productos dentales que contengan flúor,
  • Lleve a sus hijos al dentista para realizarles revisiones periódicas.

Es importante supervisar el cepillado de sus niños hasta que dominen estos simples pasos:

  • Utilice una pequeña cantidad de pasta de dientes, del tamaño de un guisante.
  • Vigile que sus hijos no se traguen la pasta de dientes.
  • Con un cepillo dental suave, cepille primero la superficie interior de cada diente, que es donde más se acumula la placa. Cepille suavemente de posterior a anterior.
  • Limpie las superficies exteriores de cada diente. Coloque el cepillo en ángulo respecto de la encía exterior. Cepille suavemente de posterior a anterior.
  • Cepille la superficie de masticación de cada diente.
  • Cepille suavemente de posterior a anterior.
  • Utilice la punta del cepillo para limpiar la parte posterior de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores.
  • ¡Siempre es divertido cepillarse la lengua!

neficios para toda la vida. Lo primero es darle un buen ejemplo; al cuidar usted sus propios dientes el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es algo importante. Todo lo que haga de la higiene dental una tarea divertida, como cepillarse los dientes junto con sus hijos o permitirles elegir sus propios cepillos dentales, fomenta una higiene bucal apropiada.

Para ayudar a sus hijos a proteger sus dientes y encías y reducir el riesgo de formación de caries, enséñeles a seguir estos simples pasos:

  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día.
  • Utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa que se deposita entre los dientes y debajo de la encía.
  • Elija una dieta equilibrada evitando el consumo de azúcares.
  • Utilice productos dentales que contengan flúor,
  • Lleve a sus hijos al dentista para realizarles revisiones periódicas.

Los selladores de fisuras crean una barrera altamente eficaz contra las caries, ya que son delgadas capas plásticas que se aplican a las superficies de masticación de los dientes posteriores permanentes del niño, donde se forman la mayoría de las caries. La aplicación de un sellador no es dolorosa y se efectúa en una sola visita.

El flúor es una de las mejores maneras para ayudar a prevenir el deterioro de los dientes. Se trata de un mineral que, al combinarse con el esmalte dental, lo fortalece. En los niños menores de 6 años es recomendable utilizar una pasta de dientes con 500 partes por millón de flúor.

Una dieta equilibrada es necesaria para que sus hijos desarrollen dientes fuertes y resistentes a las caries. Además de la gama completa de vitaminas y minerales, la dieta de un niño debe incluir mucho calcio, fósforo y los niveles apropiados de flúor. Así como el flúor es la mejor protección para sus hijos contra las caries, los alimentos entre comidas de manera frecuente son el peor enemigo. Los azúcares y los almidones presentes en muchos alimentos como galletas, dulces, frutas secas, refrescos, galletas saladas y papas fritas se combinan con la placa en los dientes para crear ácidos. Estos ácidos atacan el esmalte dental y pueden formar caries. Por eso, lo mejor es evitar la ingestión de alimentos entre comidas.

Ante una lesión en la boca de su hijo, consulte inmediatamente al dentista. Él examinará el área afectada y determinará el tratamiento apropiado. Si lo desea, puede suministrarle un calmante hasta el momento de la cita. De ser posible, guarde la parte del diente que se ha roto y llévela al dentista.Si perdió un diente por accidente, llévelo al dentista tan pronto como se posible. Evite tocar el diente y no lo limpie. Guárdelo en agua, leche o suero hasta llegar al consultorio.

* Es posible que el diente pueda volver a ser colocado en la boca del niño mediante un procedimiento llamado reimplantación.