Implantología

Los implantes dentales son la mejor solución en los casos de ausencia de diente o dientes.
Los implantes dentales son pequeños tornillos de titanio que se colocan en la parte interior de la mandíbula o el maxilar según el caso.
Se realiza con anestesia local, y no es doloroso.
Este tipo de tratamientos necesita ser cuidado como cualquier diente natural que se quiera conservar en buen estado de forma prolongada.
Lo que conseguimos con los implantes dentales es:

Nos devuelve la estética y la seguridad personal.
Podemos disfrutar de una correcta masticación y eso acompaña a una buena salud general.
Conseguimos estabilizar la perdida de hueso.
El tratamiento de implantes siempre debe ser tratado por un especialista en cirugía e implantes como es el Dr. Torres.

En muchos casos podemos colocar los implantes y en la misma cita o en horas posteriores, colocar dientes sobre los implantes de forma provisional.

Los implantes dentales son unos tornillos que hacen la función de raíces artificiales y que se colocan en los huesos maxilares, creando una base sólida sobre la que se estabilizan prótesis que funcionan exactamente igual que dientes naturales.

Los implantes dentales nos permitirán masticar con total comodidad, sonreír y hablar con la misma seguridad que con nuestros propios dientes.

Se colocan mediante una sencilla intervención quirúrgica de aproximadamente una hora o 30 minutos,que consiste en labrar progresivamente un lecho en el hueso para permitir estabilizar un tornillo de titanio, del mismo modo que cuando se labra un orificio en la pared para colocar un taco.

Posteriormente existe un periodo de espera en torno a los 3 meses en mandíbula y 5 en maxilar superior conocido como periodo de osteointegración, después del cual se comienza la elaboración de la prótesis definitiva.
Actualmente se tiende a acortar estos tiempos de espera pudiendo incluso colocarse la prótesis en el mismo día de la colocación de los implantes, esta modalidad se conoce como carga inmediata.

Los implantes dentales surgen para dar respuesta a las necesidades estéticas, masticatorias y fonatorias que quedan disminuidas tras la perdida de los dientes naturales.

Los dientes se pierden principalmente por enfermedades que afectan a las estructuras que los soportan o a los propios dientes, incluso a fracturas y traumatismos, pero en menor medida.
Ante la ausencia de uno o varios dientes los pacientes que acuden a la consulta solicitan la opción que les solucione el problema estético y funcional de la forma mas conservadora posible, es decir evitando tocar los dientes adyacentes, esto solo lo conseguimos con implantes.

Dependiendo de la disposición y cantidad de implantes podemos rehabilitarlo de diferentes formas: Coronas o fundas sobre implantes.

Estas son normalmente sobre dientes unitarios y suelen ser atornillados o cementados.

  • Puente de varias piezas sobre implantes. Estos forman una estructura, también pueden ser atornillados o cementados.
  • Prótesis dental removible o fija sobre implantes. Esta depende de la cantidad de implantes y del diseño del doctor especialista en Prótesis sobre Implantes.

En algunos casos concretos y favorables, al paciente, tras someterse a la primera cirugía de implantes, también se le coloca una prótesis inmediata soportada por los implantes.

Este tipo de tratamiento proporciona el mas alto nivel de confort,rehabilitación y readaptación del paciente a la vida diaria, pero como señalábamos al principio, debe reunir una serie de características indispensables para llevarlo a cabo.

Aunque a lo largo de la historia se han desarrollado muchos materiales, el material que se usa hoy en día es el titanio.

El titanio no es solo un material muy biocompatible con el organismo humano, sino que además presenta una capacidad por la cual el hueso vivo se integra de forma íntima a su superficie, este fenómeno se conoce como osteointegración.
De esta forma el hueso acepta el titanio como si en realidad formara parte de la estructura del propio organismo produciendo de esta forma una soldadura biológica.
Esta situación ha provocado que estos implantes se conozcan como implantes osteointegrados.

Evitar daños en los dientes adyacentes.
Conservación del tejido óseo.

Funcional y estéticamente se comportan igual que un diente natural.
Detener la utilización de los incómodos adhesivos dentales.

La colocación de implantes se realiza mediante una pequeña intervención quirúrgica.

Se utiliza anestesia local para no sentir dolor y en las ocasiones que el paciente lo prefiera se puede recurrir a la sedación.

Las alternativas a los implantes son:

Los puentes convencionales, que supone tallar los dientes vecinos y poner un puente. Esta técnica está indicada cuando los dientes necesitan una funda, por estética o por función.
Los aparatos removibles.
La sustitución de dientes o muelas por implantes permite recuperar de forma cómoda y sencilla todas las funciones perdidas.

Los Implantes odontológicos son un tratamiento definitivo, pero son necesarios cuidados y limpiezas específicas para mantenerlos en salud toda la vida.

  • Se puede utilizar tanto el cepillo manual como el eléctrico.
  • El Waterpik o irrigador bucal es muy útil, sobre todo en caso de varios implantes unidos.
  • Existen unos cepillos especiales llamados interproximales (de colores) que sirven para limpiar entre los implantes.

Las revisiones al especialista deben realizarse, al menos, 2 veces al año.

Anterior

Híbrida

Arcada completa cerámica

Sobredentadura